Injusticia.

Te levantas cada mañana con las pocas ganas de cumplir con tus obligaciones. Desayunas corriendo y llegas a clase. Crees que va a ser un día normal, como otro cualquiera, escuchando las pasivas voces de lo profesores en sus explicaciones y charlando animadamente sobre cosas banales con tus compañeros de clases. Pero de repente, esa conversación que escuchas a lo lejos no te parece tan aburrida e insignificante. Tus compañeros hablan sobre injusticias y sin pensarlo te unes a escuchar quieres son los pobres y quienes son los ricos de la historia.

Cuando crees que alguien es de una manera y resulta ser de otra; cuando crees que hombres increíbles, con unos valores y unos principios que defienden a muerte te defraudan sientes que todo hasta ahora ha sido una mentira. Has vivido creyendo que ese alguien era genial, que era una de las mejores personas que habías conocidos, pero luego ese pilar cae y con ello llega la desilusión.
La desilusión por haber sido tan imbécil, la desilusión por creer que para él no era una cara más, la desilusión de saber que con unas cuantas lágrimas podría cambiar el resultado de la cosas.

Asco, siento asco por ti y por todos los que os dejáis corromper de esa manera. Me da asco vuestro favoritismo, me da asco que lleguéis a pensar que solo unos pocos son los privilegiados que se merecen sobrevivir al resto de los mortales.

Tal vez debería llorar un poquito más para conseguir lo que quiero, porque va ser verdad eso de que solo gana el que mejor sepa manipular.

2 comentarios:

Pez de colores dijo...

Ole mi Mónica!! Mañana le pegamos una patada en la boca, aprovechemos que lo tenemos que ver a las 5.30..

jejeje, yo también he escrito sobre esto :)

Cristi dijo...

me ha encantado tu entrada dice una gran verdad :)
sigue a doyourememberourtime.blogspot.com
una chica con un sueño escribir un libro esta publicandolo poco a poco en su blog
es muy interesante te lo recomiendo!

Publicar un comentario